Auguste Rodin (1840 -1917)

Monumento a Balzac

1898

Bronce

Alt. 270 cm ; Anch. 120,5 cm ; P. 128 cm

S.1296

Fundición realizada por la Fábrica de fundiciones Alexis Rudier en 1935, para las colecciones del museo Rodin.

Habiendo llevado a cabo, en paralelo, investigaciones sobre el cuerpo de Balzac y su cabeza, Rodin logra un ensamblado en el que ambos elementos transmiten sus propios valores. Mientras que la cabeza había evolucionado de un retrato parecido hacia un concentrado de rasgos expresivos, el había realizado el trayecto contrario, con una tendencia a la dilución de la forma, en una sinfonía de matices materializadas por la superficie flexible de la bata.

 

Al final, en 1897, Rodin diseñó un monumento revolucionario, tras seis laboriosos años. Desprovisto de los atributos habituales del escritor (butaca, pluma, libro…), su Balzac es menos un retrato que una poderosa evocación del genio visionario, cuya mirada domina el mundo, del creador inspirado envuelto en su bata de monje que vestía para escribir.

 

Este monumento demasiado innovador fue un escándalo, al ser mostrado en 1898 y su encargo se anuló. Rodin jamás llegó a ver su monumento vaciado en bronce.

 

< Volver a la colección