El museo amplía regularmente sus colecciones, con la preocupación de completar algunas carencias, siempre con el objetivo de la exhaustividad, ya sea para las obras, como para los documentos relativos a Rodin.