Edward Steichen (1879 -1973)

El Cielo abierto, 11 p.m.

1908

Revelado al carbón

Alt. 25,2 cm ; Anch. 22 cm

Ph.235

"Sus fotografías harán comprender al mundo mi Balzac" se entusiasma Rodin, en 1908, cuando Edward Steichen le muestra la serie de los Balzac nocturnos.

 

Rodin no ha olvidado el escándalo de 1898, en torno a su obra, que consideraba entonces como la propia esencia de su estética. El joven fotógrafo pictorialista se había apasionado por esta escultura de Rodin, cuando todavía vivía en Estados Unidos y que un diario local de Milwaukee (Wisconsin) publicó una reproducción de éste. Siete años después del encuentro entre ambos hombres en París, el escultor encarga a Steichen fotografías,  "a la luz de la luna" , de su Balzac que entonces solo existe al estado de yeso.

 

Steichen pasa dos noches completas trabajando en los jardines de Meudon, explora por primera vez las posibilidades de la luz lunar y logra, gracias a tiempos de pose muy largos, algunos clichés espectaculares. El momento exacto de cada cliché está anotado con precisión - The Open sky [El Cielo abierto]fue tomada a las once de la noche - así como la posición. Perfeccionista, el fotógrafo pasa luego varias semanas en su laboratorio, buscando el único tono azul-verde que permita intensificar el efecto nocturno. Él mismo escribe que ha " pintado " el Balzac tanto su obra se aparenta a un cuadro.

< Volver a la colección