Auguste Rodin (1840 -1917)

San Juan Bautista

1880

Bronce

Alt. 203 cm ; Anch. 71,7 cm ; P. 119,5 cm

S.999

Fundición realizada por la fábrica de fundiciones Alexis Rudier en 1915(?).

Esta figura está privada de los atributos habituales, la cruz y la filacteria, que permiten reconocer al santo. Solo queda el gesto de la mano derecha alzada que parece suspendida en el espacio, mientras que el rostro demacrado del santo describe el asceta que predica en el desierto. El enfoque de Rodin consiste en suprimir siempre lo que le parece superfluo o lo que da a la obra un sentido demasiado evidente.

 

Rodin contó cómo un campesino de los Abruzos, Pignatelli, le sugirió la idea de esta figura, al acudir para ofrecerse como modelo: "Al verle, me llenó de admiración; este hombre basto, hirsuto, expresaba en su forma de ser (…) toda la violencia, pero también todo el carácter místico de su raza. Pensé inmediatamente en un San Juan Bautista, es decir en un hombre de la naturaleza, un iluminado, un creyente, un precursor que acude para anunciar al alguien más grande que él. El campesino se desnuda, se sube a la mesa giratoria como si no hubiese posado nunca. Se planta, con la cabeza alta, el torso recto, apoyándose a la vez en ambas piernas, abiertas como un compás. El movimiento era tan justo, tan caracterizado y tan verdadero que me dije: "¡Pero si es un hombre andando!" Me decidí de inmediato en hacer lo que vi." (Dujardin-Beaumetz, 1913).

< Volver a la colección