Auguste Rodin (1840 -1917)

La Mujer en cuclillas, también llamada Lujuria

En torno a 1881-1882

Barro cocido

Alt. 25,5 cm ; Anch. 21 cm ; P. 21 cm

S.109

La figura original, procedente del tímpano de La Porte de l’Enfer [La Puerta del Infierno], se presenta como un bloque compacto cuyos miembros han sido reunidos y comprimidos contra el torso. Esta escultura-bloque forma parte del análisis estético que Rodin realizaba de la escultura de Miguel Ángel: es una obra que, según su fórmula “podría bajar rodando una colina sin romperse”.

 

Por su postura, a la vez cerrada y abierta, la figura es representativa de la dimensión erótica que asume parte de la obra de Rodin, en aquellos años. No el erotismo que encontramos en las figuras de náyades o del Baiser [Beso] sino un eros sombrío e inquieto, considerado a menudo como obsceno, debido a la sorda violencia que parece desprenderse de él. Esta sensualidad casi animal de ”rana”; o de ”batracio”, para utilizar algunos de los propósitos de la época, fue lo que hizo su éxito. Rodin la empleó en diferentes materiales y diferentes tamaños, en Je suis belle [Soy bella] o en las Cariatides à l’urne et à la pierre [Cariátides con la urna y con la piedra].

< Volver a la colección