Auguste Rodin (1840 -1917)

Iris, mensajera de los dioses

En torno a 1895

Bronce

Alt. 82,7 cm ; Anch. 69 cm ; P. 63 cm

S.1068

Fundición realizada por la fábrica de fundiciones Alexis Rudier (?) anterior a 1916.

Procedente de La Porte de l’Enfer [La Puerta del Infierno], dónde se presentaba tumbada sobre la espalda, la figura fue trabajada en torno a 1891 para coronar el Monumento a Victor Hugo, y posteriormente dotada de alas y coloca en posición en picado, en el segundo Monumento a Victor Hugo de 1897. Pero ya en 1894, sin embargo, ampliada, enderezada y colocada en posición vertical, fue fundida por A. Rudier. La encontramos fotografiada en torno a 1896-1898 delante de La Porte de l’Enfer [La Puerta del Infierno].

 

Iris, en la mitología, representa el vínculo entre el mundo de los hombres y el de los dioses. Bajo el nombre deIris, messagère des dieux [Iris, mensajera de los dioses], de Figure volante [Figura voladora], véase de Éternel tunnel [Eterno túnel], la obra es a la vez simbolista, mitológica, pero también asume una fuerte presencia formal. La posición elegida por Rodin, que evoca por supuesto L'Origine du monde [El origen del mundo] (museo de Orsay, París) de Gustave Courbet, generó el escándalo, pero también fascinación. Etérea, dinámica, la obra sugiere los movimientos de danza del french cancán y el abrirse de piernas de la gimnasta. La posición, la ausencia de cabeza y de un brazo hacen todavía más hincapié en el enfoque del sexo femenino.

< Volver a la colección