Camille Claudel (1864 -1943)

Cloto

1893

Yeso

Alt. 90 cm ; Anch. 49,3 cm ; P. 43 cm

S.1379

Mostrada, en su versión en yeso, en 1893 en la Sociedad Nacional de Bellas Artes, la obra se inspira de la mitología grecorromana. Una suscripción organizada para homenajear a Puvis de Chavannes en 1895, permite entonces encargar a Camille Claudel una versión en mármol (hoy perdida), acabada en 1897, y presentada en 1899, en la Sociedad Nacional de Bellas Artes.

 

Cloto era la más joven de las tres Parcas que presidían el destino humano. Presentada bajo los rasgos de una mujer muy mayor, la escultura crea de esta forma un diálogo artístico entre Rodin y Camille Claudel, en torno a la representación de la vejez. Sobre esta temática, Rodin había creado, en 1884-1885, Celle qui fut la belle Heaulmière [La que fue la Bella Armera], mientras que su asistente Jules Desbois, realiza en 1894, a partir del mismo modelo, una Misère [Miseria] en barro cocido.

 

La obra también constituye un punto de referencia en la preocupación claudeliana del destino, de la que encontramos otros rasgos en su trabajo. Encerrada por su cabello como en redes que pesan sobre su cabeza, con toda la fuerza de su peso, y parecen paralizarla, Clotho [Cloto], presentada en el Salón en mismo tiempo que el Valse [Vals], es casi exactamente su antinomia.

 

Créditos foto: © ADAGP, Paris, 2012

< Volver a la colección