Auguste Rodin (1840 -1917)

Eva

En torno a 1884

Pluma y tinta negra, aguada de tinta ámbar sobre papel

Alt. 25,4 cm ; Anch. 18,7 cm

D.7142

Legado de Marcel Guérin, 1948.

La mayoría de los dibujos de Rodin, en relación con esculturas, no son proyectos, sino creaciones realizadas a partir de las esculturas acabadas, generalmente para ilustrar un artículo de revista o un libro. Como es el caso aquí, ya que este dibujo, que retoma la actitud de Eva, esculpida en 1881, estaba inicialmente destinado a ilustrar Enguerrande de Emile Bergerat. Fue utilizado, finalmente, en 1900 como frontispicio de los Contes Surhumains [Cuentos Sobrehumanos] de Victor Émile Michelet.

 

Cuando dibuja a partir de sus esculturas, Rodin recurre a una red de trazos más o menos densa, que forma la luz y la sombra, inspirándose en ello de la técnica del grabado. Tanto las manchas, el goteado de tinta, como las rayas muy apoyadas alrededor de la figura y en el brazo y la cabeza de la mujer, crean un efecto de claroscuro muy rembranesco. El rostro de Adèle Abruzzezi, modelo de la Eva, está oculto en la sombra, mientras que en su redondeado vientre de mujer embarazada, se concentra toda la luz. Eva, pecadora sin rostro, se convierte, ante todo, en este dibujo, en la "portadora" de toda la humanidad venidera.

< Volver a la colección