Auguste Rodin (1840 -1917)

Esqueleto y cráneo

En torno a 1856

Lápiz, pluma y tinta negra sobre papeles cortados, pegados de lleno sobre un soporte

Alt. 25,3 cm ; Anch. 11 cm

D.100 - D.102

La pasión por el dibujo es lo que muy pronto, parece distinguir y aislar al joven Auguste, con apenas nueve años de edad, de su entorno laborioso y modesto. "Muy joven, hasta dónde pueda llegar a recordar, dibujaba. Un tendero al que mi madre le iba a comprar, envolvía sus ciruelas en bolsas de papel hechas con páginas de libros ilustrados, incluso con grabados. Los copiaba. Fueron mis primeros modelos". (Dujardin-Beaumetz, 1913).

 

En cuanto Rodin pudo dedicarse a aprender el dibujo, ingresando, en 1854, en la "Pequeña Escuela", se inició al dibujo de memoria, pero también fue alentado a la práctica de la copia de grabados y de dibujos. 

 

Squelette et Crâne [Esqueleto y cráneo],procede de dos copias que realizó durante sus años de estudio, bocetos recortados y ensamblados posteriormente por el joven artista. El trazado a la pluma de una gran precisión y el uso de finas y regulares rayas, son para el dibujante, una forma de reproducir las técnicas específicas del grabado, mientras que su fascinación por el esqueleto traduce una voluntad de reencontrar, bajo la superficie externa y visible de las carnes, las estructuras subyacentes del cuerpo humano.

< Volver a la colección