Rainer Maria Rilke (1875 -1926)

Carta de Rainer Maria Rilke a Auguste Rodin

1908

Tinta sobre papel

Alt. 18,2 cm ; Anch. 13,7 cm

Ms.484

Este testimonio excepcional de uno de los más relevantes poetas de lengua alemana inicia la historia de Rodin en el hôtel Biron, hasta lograr, en 1916, la creación del museo. Rainer Maria Rilke no tiene todavía treinta años cuando conoce a Rodin, en 1902. Desde entonces manifiesta una devoción total por el que acababan de entronizar como último Maestro de la escultura. Su genio, asociado a una excepcional capacidad de trabajo, y a una originalidad instintiva, le fascina hasta el punto que le convierte en su mentor. Traduce constantemente en palabras toda la poesía creadora de Rodin.

 

En 1905, para ayudarle desde un punto de vista económico, el escultor lo instala en Meudon y le confía un poco de trabajo como secretario, antes de despedirle brutalmente, ocho meses después. Profundamente herido por la par actitud desmesuradamente recelosa de Rodin hacia él, Rilke sigue sin embargo sintiendo apego por su obra, mientras que una "inteligente admiración" le empuja afortunadamente a olvidar el malentendido.

 

Fue Rilke, en 1908, quien descubrió el hôtel Biron, entonces alquilado en apartamentos, y se instala en allí. Comunica de inmediato el encanto del lugar a Rodin. Unas semanas después, Rodin se instala allí, para no irse nunca más.

< Volver a la colección